El desayuno. ¿Imprescindible? (parte I)

Todos lo hemos escuchado millones de veces: “el desayuno es la comida más importante del día”. O “desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”. Pero una mentira repetida mil veces no deja de ser eso, una mentira. Aunque la tengamos tan integrada que cueste imaginarse lo contrario.

lump-sugar-549096_1280.jpg

Azúcar. Energía para parar un tren.

¿Os acordáis de ese anuncio? (vídeo minuto 16:24). Nos han hecho creer que necesitamos comer nada más levantarnos para rendir, tanto física como mentalmente. Incluso nos han llegado a convencer de que el azúcar es imprescindible para ello. Y nada más lejos de la realidad. Y no, no voy a enlazar ningún estudio científico, porque no creo que sea necesario. Simplemente vamos a hablar de fisiología.

La glucosa (un azúcar) es el combustible preferido del cerebro y necesita cierta cantidad de dicha sustancia al día para funcionar (se calcula que unos 120g). En nuestro cuerpo la glucosa se almacena en forma de glucógeno en músculos e hígado principalmente. En una situación normal estos depósitos de glucógeno habrán sido llenados en la cena del día anterior. Aunque te parezca que tu actividad onírica es intensa te aseguro que no agotas tus reservas de glucógeno mientras duermes. Así que ya dispones de cierta energía para el cerebro al despertar sin necesidad de comer nada.

Además, el cuerpo tiene capacidad de generar su propia glucosa en caso de ser necesaria, por un proceso denominado gluconeogenesis, que se da principalmente en el hígado. Ya vas teniendo más claro que no te vas a quedar tonto por no desayunar, ¿verdad? Pero eso no es todo. El cerebro es capaz de utilizar otros combustibles además de la glucosa para funcionar. ¿Cómo crees que hubiéramos sobrevivido como especie si tuvieramos esta dependencia tan absoluta de una determinada sustancia? El cerebro en situaciones de ayuno o hipoglucemia puede obtener su energía a través de los cuerpos cetónicos. Los cuerpos cetónicos son unos compuestos derivados del metabolismo de las grasas. Este proceso se da en el hígado y… se ha descubierto que también en el cerebro, ¡sorpresa! Por si esto fuera poco nuestra sesera también es capaz de utilizar ácido láctico como energía mientras realizamos deporte. Recursos no le faltan…

Más. Aceptemos el hipotético caso de que tengamos que consumir esos 120g de glucosa al día. ¿Tienen que ser en forma de azúcar? ROTUNDAMENTE NO. Podemos obtener dicha cantidad por la digestión de carbohidratos complejos.

También la musculatura, incluyendo al corazón, es capaz de utilizar diferentes sustratos para obtener energía. Podemos (y de hecho es beneficioso) hacer ejercicio en ayunas. Pero este tema da para otro post.

Hasta aquí creo que queda bastante clara la no necesidad de desayunar. Pero, ¿y si tienes hambre? Pues desayuna, que tampoco digo en ningún momento que sea malo. Lo que quiero remarcar es que no es imprescindible y es un error obligarse (y obligar a los pobres niños) a desayunar sin hambre. Se puede posponer la ingesta de alimentos hasta la hora del almuerzo o incluso la comida si no se tiene hambre.

Si te ha gustado la entrada, ¡comparte! 🙂

Ainhoa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en salud, Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El desayuno. ¿Imprescindible? (parte I)

  1. bjubera dijo:

    Hola, llevo unas semanas haciendo el ayuno intermitente. Hago el 16/8. Quería saber si crees que es el mejor método para ayunar o no.
    Un saludo

    Me gusta

    • asanasalud dijo:

      Hola Borja. No existe un método ideal de ayuno. Simplemente el que mejor se adapte a tus necesidades y horarios. Ve probando diferentes fórmulas y decide cuál te sienta mejor. Lo que te recomiendo es que vigiles bien en caso de estar entrenando mucho el no quedarte corto de nutrientes y energía. Tampoco hacer falta hacer ayuno a diario ni todo el año.
      Un saludo.

      Me gusta

  2. bjubera dijo:

    Muchas gracias por la respuesta. Entonces no eres partidaria de hacer ayunos todos los días? Yo he probado hacer 16/8 y algún día suelto el de 24 horas.

    Me gusta

    • asanasalud dijo:

      Hola Borja:
      Perdona que tenía abandonado tu comentario. No es que no sea partidaria, es simplemente que no es necesario. Es una herramienta más y muy buena, pero una vez conseguido el objetivo (en tu caso mejora de la flexibilidad metabólica) no veo porqué hacerlo por sistema diariamente. Además, en gente muy deportista es difícil llegar a las necesidades si restringes demasiado el número de ingestas.
      Un saludo.

      Me gusta

  3. Pingback: ¿Náuseas en el embarazo? Consejos y remedios. – ΛSANΛ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s